Home Destacado PRÍNCIPE SAPO

PRÍNCIPE SAPO

escrito por Aura María 8 septiembre, 2018
Siempre me he preguntado si el sapo al que besó la princesa del cuento que la humanidad entera leyó al crecer, sería uno de esos sapos venenosos que habitan el desierto de Sonora, (entre Usa y México) cuyo veneno es una de las sustancias psicotrópicas más potentes del mundo. Lo digo, porque esa sería la única explicación lógica para que luego de besarle, la dulce princesa empezara a tener alucinaciones con un príncipe.
Así nos sucede en la vida muy a menudo. Con nuestra pareja, nuestros hijos, padres, trabajo, con nuestras relaciones cercanas y hasta con nosotros mismos. En ocasiones sin darnos cuenta estrechamos lazos emocionales desequilibrados que nos impiden ver y sentir con objetividad.
Siempre que escucho a alguien decir: “escucha a tu corazón” pienso en lo errado del consejo y lo lejos que está esa frase de permitirnos actuar sobriamente. A menos que usted sea cardiólogo, no escuche al corazón; por el contrario aprenda a conocer su corazón y cuáles son sus motivaciones internas.  Aprenda a conocerse y saber de lo que usted es capaz para bien y para mal, aprenda a  aceptar a los demás y no idealice a nada ni a nadie basado en supuestos y estereotipos que le llenan de frustración al estar alejados de la vida real.
Debemos aprender a vivir disfrutando del amor de quienes nos rodean y de todo lo hermoso  que tenemos, pero nunca perder de vista que los seres humanos somos potencialmente buenos para todo lo bueno y también para todo lo malo.
Hagamos el bien, sembremos amor y caminemos con nuestros ojos y corazones mirando al cielo, pero siempre  con los pies bien puestos sobre la tierra. “Engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso ¿Quién lo conocerá? ” Jeremías 17:9
Si estás atascado en relaciones que te dañan, si tienes problemas para establecer vínculos saludables, si crees que necesitas ayuda para aprender a relacionarte bien, no dudes en escribirnos. Estamos para ayudarte. ¡Bendiciones!
Aura María Vence
Compartir:

También te podría gustar

Deja un comentario