Home Destacado NO HABLES POR MÍ

NO HABLES POR MÍ

escrito por Aura María 6 marzo, 2019

En la sociedad en la que vivimos todo el mundo opina. Algunos opinan porque les parece que tienen derecho, otros opinan sin que se les haya pedido, la mayoría opina sin tener argumentos, y los más osados, se atreven incluso a tomar la vocería en representación de este o aquél sector de la sociedad y auto proclamarse la “voz” de aquellos que no tienen voz.

Yo particularmente no puedo hablar en representación de “las” mujeres, porque es evidente que no represento a todas las mujeres. Puedo hablar a título personal y en representación de aquellas mujeres que se identifican con mi modelo de pensamiento y mi forma de ver la vida.

Siempre que veo una marcha de mujeres desnudas gritando en favor del aborto con arengas que dicen: “¡nuestra lucha es por las mujeres!”, no puedo dejar de preguntarme ¿quién les dijo a ellas que me representan? Hay conmigo millones de mujeres que lo último que desean es ser como ellas.

Cuando veo una marcha de mujeres histéricas que gritan: ¡muerte al macho! Y que en  nombre de las mujeres promueven movimientos como penalizar a los hombres que ceden la silla en el autobús, o a los que dicen un piropo, o que pagan las cuentas y abren las puertas de los autos para que las mujeres suban primero, me pregunto ¿quién les dijo a este sector de la sociedad que pueden hablar en nombre de “las” mujeres? Es evidente que no nos representan a todas las que sí amamos y valoramos la compañía de los hombres a nuestro lado, de aquellas que sí disfrutamos la belleza de un elogio, de aquellas que deseamos sentirnos protegidas, y que  por supuesto queremos que paguen nuestras cuentas.

Cuando veo una marcha, una entrevista, o por desgracia me tropiezo en las redes con escritos donde salen a relucir, en nombre de la igualdad femenina conceptos y términos como: “todes”, “la cuerpa”, “la munda”, para hacer un idioma inclusivo y quitar le etiqueta que el hetero patriarcado ha impuesto a las mujeres, me pregunto: ¿Quién les dio derecho de asumir que todas las mujeres tenemos tal grado de intransigencia y obstinación al punto de maltratar un idioma tan increíblemente hermoso como el español? ¿En serio creen que representan a los millones de mujeres y hombres que nos hemos esforzado por aprender a escribir y a hablar correctamente? ¡Y la sociedad insiste que el fanatismo está en las iglesias! En este punto quiero mencionar  que yo pierdo el respeto intelectual por alguien tan pronto le escucho decir “hetero patriarcado” o “imperio”

Cuando una mujer golpeada, abusada, víctima de violencia sale a las redes a decir que ella denuncia en nombre de las mujeres, o lo que es peor, que no denuncia en nombre de las mujeres, y que otras mujeres salen a promover marchas en favor de quienes no se lo han pedido por los motivos que sea, yo me pregunto: ¿por qué generalizan? ¿Por qué no respetan? ¿Por qué no se ocupan de sus propios asuntos y de los asuntos de aquellos que les han permitido ser parte de sus vidas?

Antes de opinar le recomiendo tener presente que detrás de cada persona hay una historia de vida. También le recomiendo preguntarse si le han pedido su opinión, si tiene autoridad para opinar, si tiene argumentos serios y objetivos que merecen ser escuchados, si tiene una relación de confianza que le permita opinar, y si su opinión va a ayudar a crecer. Pero, si nada de eso le importa, le recomiendo, por favor, que no generalice. Es muy probable que la mayoría no esté de acuerdo con usted y que usted no sea la voz de nadie, excepto la suya propia.

A título personal le agradezco que no me incluya en sus movimientos a menos que tenga la total y absoluta certeza que pienso como usted. No generalice y no hable por mí que yo he ido aprendiendo a ser mi propia voz.

¡Bendiciones!

Aura María Vence

 

 

Compartir:

También te podría gustar

Deja un comentario