Home Destacado ¿CON QUÉ LAVAS TU CARITA?

¿CON QUÉ LAVAS TU CARITA?

escrito por Aura María 10 junio, 2020

“Pin Pon es un muñeco muy guapo y de cartón, se lava la carita con agua y con jabón”, dice una canción infantil muy conocida que seguramente acabas de leer cantando. Las canciones infantiles hacen parte de nuestras vidas y las llevamos cantando generación tras generación.

Esta cancioncita tiene un detalle particular que siempre ha llamado mi atención y me genera una inquietud: si Pin Pon es un muñeco, muy suave y de cartón, ¿por qué se lava su carita con agua y con jabón? Pueden haber múltiples respuestas a esa pregunta, pero, yo quiero comentar al menos tres:

  1. Pin Pon no tiene idea de qué material está hecho.
  2. Pin Pon sabe que es de cartón, pero no se ha dado cuenta que, si se moja, se debilita y ablanda hasta perder, no solo su resistencia sino también su estructura y su forma.
  3. Pin Pon lleva tanto tiempo lavando su carita con agua y jabón que se acostumbró a esa vida y asume que así está bien, aunque vaya a terminar destruido.

También es evidente que Pin Pon, o no tiene alguien cerca que le ayude a ver el error, o si alguien se lo ha hecho ver, él ha preferido ignorar el asunto.

Y pensaba en nosotros, en ti y en mí, y en que quizá vamos por la vida tomando decisiones a cada paso desde la misma posición de Pin Pon.

¿Alguna vez te has detenido a analizar el material del que estás hecho? ¿Conoces tus debilidades y fortalezas? ¿Dedicas suficiente tiempo para conocerte y saber qué es exactamente lo que te hace daño para evitar tomar ese camino? ¿Prefieres seguir escogiendo una y otra vez eso que sabes que te lastima y que al igual que Pin Pon te hace perder tu resistencia, tu esencia y el enorme valor que tienes? ¿Te has acostumbrado a ciertos hábitos, relaciones, decisiones que sabes que son destructivas, pero no encuentras o no quieres una salida porque así es más cómodo? ¿Huyes cuando debes permanecer o permaneces cuando debes huir? ¿Te relacionas con quienes te ayudan a crecer o prefieres rodearte de gente que te resta? ¿Aceptas consejos y correcciones? ¿Tienes un espíritu enseñable? La Biblia enseña «El prudente ve el mal y se esconde, más los simples siguen adelante y reciben el daño». Proverbios 22:3.

Es mi deseo que puedas dedicar un tiempo para ti, para conocerte y reflexionar sobre tu vida, es mi deseo que seas fortalecido para escoger con sabiduría y que en cualquier área de tu vida que necesite luz, tus ojos sean alumbrados para caminar hacia tu propósito. Y es mi más grande deseo, que de aquí en adelante puedas detenerte y pensar ¿con qué estoy “lavando mi carita”? Y a partir de hoy, siempre que cantes esta cancioncita, recordarás que no es muy sabio para Pin Pon lavarse su carita con agua y con jabón. Que no te pase a ti.

¡Bendiciones!

 

Aura María Vence

Compartir:

También te podría gustar

1 comentario

Hortensia Martínez 10 junio, 2020 at 3:02 pm

Muy buen mensaje.para examinarse uno mismo.me llegó en buena hora.asi actúa El Creador

Reply

Deja un comentario